Como funciona una olla a presión

Una olla a presión, olla de presión, olla exprés o pitadora, es una olla hermética para cocinar que alcanza presiones muy altas. Explicamos qué es una olla a presión, para qué sirve, cómo funciona y más.

¿Qué es una olla a presión?

Una olla de presión es una olla normal, pero que es hermética y alcanzar presiones más altas que la atmosférica. Debido a esta característica tan particular el punto de ebullición del agua aumenta si la presión se incrementa.

Como funciona una olla a presión

Anuncios patrocinados por Google AdSense:

¿Para qué sirve una olla a presión?

Con la presión que se logra, el punto de ebullición del agua también aumenta. De este modo el cierre hermético de la olla logra que la temperatura de ebullición pueda subir por encima de 100 °C, concretamente 130 °C. Por lo anterior, la olla de presión sirve para cocinar a temperaturas más altas y en menos tiempo. Así mismo, tiene la ventaja de cocinar con el mismo efecto de un estofado o cocción a fuego lento.

¿Cómo funciona una olla a presión?

Una olla a presión es una olla sellada herméticamente, la cual eleva la temperatura de cocción. Al nivel del mar se sabe que la presión atmosférica estándar es de 1 atm y el agua hierve a 100 °C aproximadamente. En el caso de una olla a presión, la cocción se da a una presión aproximada de 3 atm absolutas y el agua hierve a alrededor de 130 °C. Por lo anterior, una temperatura elevada permite que la comida se cocine en menos tiempo. Vale la pena anotar que en el interior de la olla el agua nunca va a hervir, pero sí se incrementa su temperatura.

El fenómeno descrito lo describe la Ley de Gay Lussac que se enunció en los primeros años de 1800. Esta ley explica que la presión de un volumen fijo de gas, es directamente proporcional a su temperatura. En ese sentido, si la presión aumenta, la temperatura también lo hace.

Anuncios patrocinados por Google AdSense:

Como funciona una olla a presión

Cuando la tapa de la olla a presión se cierra la mayoría del gas contenido en su interior será aire y no vapor de agua, razón por la que la presión al interior es la suma de la debida al vapor de agua, en donde su cantidad va aumentando a causa de la evaporación según aumenta la temperatura, y también al aire, en cuanto que la presión parcial es la responsable según se caliente la olla en su interior y se aleje más de la saturación. De esta manera la ebullición del agua al interior se impide.

En cuanto la presión máxima es alcanzada por la olla, algo que determina la válvula, no se va a poder modificar. Si se mantiene a fuego fuerte la cocción se va a acelerar, sino que sólo se incrementa la evaporación de agua, al igual que las pérdidas de vapor por medio de la válvula.

Tipos de olla a presión según el material

Los modelos de ollas a presión varían debido al tipo de material con el que pueden ser construidos. A continuación, se detallan los tipos de ollas a presión.

Olla de acero – Son fabricadas con acero inoxidable lo que permite que estas ollas sean duraderas, resistentes al calor y fáciles de limpiar. El único defecto que tiene es el peso de la misma por ser el acero un metal de gran densidad.

Ollas de cobre – Al ser más gruesas que las ollas de acero, Son también más resistentes. Siendo también fáciles de limpiar la principal característica de este tipo de olla es la capacidad de distribuir el calor uniformemente a todo el volumen contenido en la olla por ser el cobre un gran conductor térmico.

Ollas de aluminioDentro de los 4 tipos de ollas, esta es la más fácil de limpiar, la más liviana, además de poder calentarse muy rápido ocurriendo lo mismo para enfriarse. Ahora, si se está buscando una olla que tenga una vida útil larga, este tipo de olla no sería el adecuado.

Generaciones de ollas a presión

Primera generación de olla a presión – Se conoce también como viejo tipo y funcionan con una válvula movediza o que se modifica de acuerdo con la presión que se produce. Ese movimiento es un resultado de situar un peso sobre un orificio en una sección determinada, lo cual libera la presión en exceso si el interior del recipiente logra una presión determinada por la válvula. Suelen ser muy ruidosas.

Segunda generación de olla a presión – Funcionan con una válvula que se acciona con un resorte, el cual casi siempre se oculta a la vista del usuario. Se caracteriza por tener algunos ajustes en la presión. En ciertos casos no liberan vapor y el indicador que tienen son ciertas marcas con las que se muestra el nivel de presión.

Tercera generación u olla a presión eléctrica – Se desarrollaron en 1991. Incorporan una fuente de calor eléctrica que se va regulando de modo automático para que la presión se mantenga. Incluyen una válvula que se acciona por resorte. No es una olla que se pueda abrir con un método de liberación rápida con agua. Tiene que utilizarse con precaución si se libera vapor por la válvula.

¿Cómo se usa una olla a presión?

  • Conocer la olla – Tenga la seguridad que ya conoce las características de la olla para que la utilice del modo correcto y seguro. Revise que todo se encuentra en orden sin grietas o abolladuras.
  • Llene la olla a presión – No hay que superar dos tercios en su cantidad porque debe haber espacio para el vapor que se acumulará.
  • Prepare sus alimentos – De acuerdo con el tipo de alimentos por cocinar será la cantidad de tiempo, el nivel de fuego, entre otros detalles. Verifique estas características para una buena cocción.
  • Retirar la válvula – Quite la válvula de seguridad o el regulador de presión y cierre la tapa como es debido.
  • Presión – Espere a que la olla gane la presión debida.
  • Reduzca el calor – Tiene que ser un nivel inferior para que la olla continúe hirviendo y no emita el silbido.
  • Despresurizar – Al considerar que la cocción ha finalizado, apague el fuego y espere a que la presión interna de la olla no esté más. La despresurización es importante, así que no levante la tapa de la olla, sino que espere a que se libere toda la presión.
  • Retire la olla – Una vez todas las medidas anteriores se han tomado podrá quitar la olla y revisa la cocción de sus alimentos.

¿Cómo usar una olla a presión de forma segura?

  • Revisar cantidades – La olla a presión no se puede llenar con más de dos tercios de su capacidad. En el interior también debe haber líquido suficiente para que los alimentos se preparen de modo correcto.
  • Abra la olla con cuidado – Si está en uso hay calor albergado y vapor al interior. Por ende, primero libere la presión y después sí abra la olla.
  • Válvulas de seguridad – Revise y verifique que están limpias y en buen estado para que el vapor se expulse de modo correcto.
  • Temperatura – No exponga la olla a cambios muy bruscos en la temperatura.
  • Detergente – Para el lavado use el detergente común para vajillas y evite otra clase de productos de limpieza.

Ventajas y desventajas de la olla a presión

Las principales ventajas de la olla a presión son:

  • Ahorra tiempo por su capacidad para alcanzar presiones superiores a la atmosférica, por ende, el punto de ebullición del agua se aumenta.
  • Es muy segura si se siguen todas las instrucciones para su uso.
  • El mantenimiento de una olla a presión es sencillo. Consta de lavar y verificar sus piezas cada cierto tiempo.
  • Permite preparar todo tipo de ingredientes, en particular cuando se cocinan en agua.

Las desventajas de la olla a presión son:

  • Es fundamental que la persona conozca el modo correcto en que se debe utilizar, porque podría estallar si no se despresuriza antes de abrir, por ejemplo.
  • En ocasiones no puede funcionar bien porque no se ha cerrado de forma hermética.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *