Como funciona un sismografo

El sismógrafo o sismómetro es un dispositivo que se utiliza para medir pequeños temblores o terremotos. Explicamos cómo funciona el sismógrafo, qué es, para qué sirve, sus partes y más.

¿Qué es un sismógrafo?

Un sismógrafo o sismómetro es un instrumento capaz de medir la magnitud que tiene un terremoto, o pequeños desplazamientos de las placas tectónicas. Este instrumento funciona gracias al principio de inercia de los cuerpos.

De acuerdo con su principio de funcionamiento todos los cuerpos tienen una resistencia al movimiento o a variar su velocidad, lo que se conoce como inercia. Por lo anterior, desde el sismógrafo es posible usar el movimiento de las placas tectónicas o de un terremoto para mover un objeto y poder estudiar su inercia.

Anuncios patrocinados por Google AdSense:

Cómo funciona un sismógrafo

¿Para qué sirve un sismógrafo?

El sismógrafo sirve para registrar cuál es la amplitud de las oscilaciones de un temblor o sismo. De este modo, es un aparato que resulta útil para conocer la magnitud de un fenómeno de estas características, para estudiarlo y para en definitiva investigar a profundidad sobre él.

SIsmografo

Anuncios patrocinados por Google AdSense:

¿Cómo funciona un sismógrafo?

El funcionamiento de un sismógrafo en la actualidad, consiste en el uso de una masa de prueba pequeña, la cual va a estar suspendida y confinada por fuerzas eléctricas. En el momento en que la Tierra se mueve (placas tectónicas), es a través de fuerzas eléctricas que se va a intentar mantener esa masa fija.

Hay que hacer notar que la masa va a buscar mover con mayor o menor fuerza, según sea el terremoto o movimiento, por lo cual, se va a requerir de mayor o menor energía para que se mantenga fija en el sitio designado. Esa energía a la que se hace referencia se va a almacenar.

Después, con el uso de fórmulas científicas para registrar la magnitud de un sismo o terremoto con el sismógrafo, como por ejemplo lo puede ser la tensión de salida de la energía que ocasiona que la masa se mantenga fija es proporcional a la aceleración de la Tierra. Por sus características, el sismógrafo permite conocer desde dónde provino el terremoto o epicentro.

Tipos de sismógrafo

Sismógrafo vertical – Se usa y funciona con la inercia de los cuerpos. Este sismógrafo cuenta con una masa colgada, la cual una vez las oscilaciones sísmicas chocan con ella, el componente del movimiento vertical del suelo se va a apartar del reposo en el que está la masa, para que el sismógrafo arroje las señales de lo que ocurre en un periodo de amplificación y después la información sea registrada en el sismograma.

Sismógrafo vertical

Sismógrafo horizontal – Se utiliza para el control y sondeo de las oscilaciones en horizontal, las cuales provienen de la tierra si se presenta un sisma. Dispone de un soporte que se fija al suelo, además de una base rígida enganchada a un hilo delgado y fino con una masa grande. La masa por inercia, con el movimiento en horizontal de la base y la elasticidad del hilo se va a movilizar y a partir de allí se registran los datos en el sismograma.

Sismógrafo horizontal

Sismógrafo de péndulo – En él se coloca de forma excéntrica una masa pequeña al final de toda la extensión de un alambre que es sometido a tensión.

Sismógrafo de péndulo

Sismógrafo electromagnético – Tienen la capacidad de detectar los movimientos de una masa o de la Tierra electrónicamente. Los datos se almacenan de manera digital en una cinta que el aparato contiene, al igual que otros elementos de registro digitales más. Su funcionamiento parte de la detección de los deslizamientos de la masa que van a provocar electricidad, movilizando así una bobina dentro de un campo magnético que tiene un imán.

Sismógrafo electromagnético

Sismógrafo de banda ancha – Es una versión moderna del sismógrafo, que tiene una amplia capacidad para registrar rangos de frecuencia. Funciona con base en una masa de prueba, la cual se limita con fuerzas eléctricas y se maneja con procesos electrónicos sofisticados.

Sismógrafo de banda ancha

Sismógrafo electrónico – Es un aparato de alta tecnología utilizado por profesionales o investigadores en geología. Es controlado mediante el lenguaje de programación C++, así que permite que se le asignen instrucciones para que ejecute un micro controlador si es necesario, de acuerdo con las señales o vibraciones que reciba. Destaca porque puede ser manipulado con mucha facilidad.

Partes de un sismógrafo

  • Un soporte.
  • Hilo fino.
  • Cuerpo de elevada inercia.
  • Aguja con tinta.
  • Tambor con capel.
  • Zona de movimiento.
  • Base fija al terreno.

Partes de un sismógrafo

Entre las partes del sismógrafo se incluye una base que lo fija al terreno, usando en este caso un soporte riguroso, del cual se engancha y cuelga un hilo fino con una masa, la cual tiene como objetivo actuar y captar la inercia. En ese sentido se va a mantener fija, mientras la base va a verse estremecida según el ritmo de las ondas.

Sobre la punta, es muy fina y delicada. Se va a mover como si se tratara de una pluma con tinta, para ir dibujando sobre un papel del tambor giratorio, cada uno de los trazos que correspondan de acuerdo con la oscilación del suelo y al compás de la base.

Según el tipo de sismógrafo las partes también se modifican, retiran, sustituyen o actualizan. En la actualidad los sismógrafos electrónicos son los más comunes, incluyendo así un sensor o geófono, a partir del cual se construye un mapa interior de la Tierra. Así mismo cuentan con un hidrófono, cuyo objetivo es la revisión de las ondas en el agua, ideal para analizar los maremotos.

¿Cómo se usa el sismógrafo?

Hay dos premisas clave para su utilización. La primera es que la Tierra se mueve generalmente con movimientos en formas de ola de mar, motivo por el que se dan hacia arriba y abajo, o de lado a lado; segundo, no se sabe a ciencia cierta cuándo se va a presentar un movimiento de la Tierra.

El sismógrafo vertical u horizontal se tiene que sujetar de modo correcto a la masa inerte y ésta debe pender por el hilo fino para que se dé el mínimo movimiento correspondiente con la inercia que se quiere captar. Para el caso de los verticales hay que verificar el resorte para que cuente con la elasticidad suficiente.

Para usar el sismógrafo correctamente mantenga girando con un rotor el rodillo que está envuelto por el papel.

¿Qué tan preciso es un sismógrafo?

Con los años el sismógrafo fue evolucionando y es por ello que los más recientes son electrónicos. En la actualidad pueden analizar la propagación de ondas sísmicas y registrar el epicentro del sismo. Además, cuentan con un sensor llamado geófonos que establecen un mapa interno del globo terráqueo.

Un sensor más incorporado al sismógrafo es el hidrófono con el que se estudia la propagación de las ondas en el agua, así que es viable analizar los maremotos que ocasionan los tsunamis. Así mismo, es un dispositivo que puede detectar sismos tan pequeños, que ni siquiera los humanos perciben.

¿Cómo hacer un sismógrafo casero?

Para hacer un sismógrafo en casa sólo se necesita de los siguientes productos:

  • Una caja de zapatos con tapa.
  • Plastilina y cinta adhesiva.
  • Dos clips.
  • Tijeras y dos hojas de papel.
  • Clavos y arandelas.
  • Lápiz con goma.
  • Un artículo pesado para que pueda aguantar la caja.

A continuación, en el vídeo, se explican los pasos a seguir:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *