Como funciona un compresor

Un compresor es una máquina de fluido con la que se aumenta la presión y ciertos fluidos se desplazan. Explicamos qué es un compresor, para qué sirve, cómo funciona y más.

¿Qué es un compresor?

El compresor es una máquina que tiene por propósito comprimir el aire ambiental, aunque también se puede hacer con cualquier gas, para almacenarlo y posteriormente extraerlo. El gas además se filtra y se reduce para que se pueda introducir en un tanque o calderín. Después (una vez se comprimió) se libera para utilizarlo del modo en que se haya planeado.

¿Para qué sirve un compresor?

Un compresor comprime cualquier gas, lo reduce y lo almacena en un tanque para después extraerlo y darle el uso en particular para el cual se ha realizado este procedimiento. Por lo general los usos de esta máquina son: hinchar balones, inflar neumáticos, rociar pintura, limpiar el polvo, entre otros.

Anuncios patrocinados por Google AdSense:

¿Cómo funciona un compresor?

Son tres procesos mediante los cuales funciona un compresor: aspiración, almacenaje y expulsión. La aspiración o cuando la máquina compresora va a aspirar una cantidad de aire para que se almacene en el tanque. Entre más aire ingrese más presión se dará. En cuanto el compresor absorba la cantidad suficiente se detendrá el motor automáticamente.

Cómo funciona un compresor

El almacenaje empieza al detenerse el motor. Aquí el aire que se ha comprimido tan sólo va a permanecer en el tanque con una presión determinada. Entre más sea la cantidad, más va a ser la presión que se tendrá.

Anuncios patrocinados por Google AdSense:

Finalmente, la expulsión es un proceso que se puede dar de distintos modos. Según sea el uso se va a requerir de una presión de aire determinada. Será mediante el presostato que se regulará la salida del aire. Así mismo, se va a conectar mediante distintas herramientas para aerografía, neumática, pistolas de soplado, entre otros.

¿Cómo funciona un compresor de aire portátil?

Su funcionamiento es mucho más sencillo, pero el principio es semejante porque se baja en la aspiración, almacenaje y expulsión. Por lo general cuentan con un botón para encender y apagar que se controla manualmente. Igualmente, en ciertos modelos se puede indicar de antemano la presión de inflado que se necesita.

Partes de un compresor

Partes de un compresor

  • Carcasa de compresor – Es el cuerpo del compresor y es el soporte para los demás elementos. Se construye de acero soldado. Es resistente a todos los gases a los que se expone.
  • Cabezal – Sitio en el que se comprime el gas. También el aire se somete aquí a una mayor presión.
  • Cilindro del compresor – Es una estructura de un material resistente. Se parece a la carcasa, pero sólo cubre al pistón. Soporta grandes presiones.
  • Biela y manivela – Es un dispositivo anclado cerca al cigüeñal y se conecta con el pistón. Su función es brindar vaivén al pistón, por ende, ayuda con el movimiento del pistón para que el cilindro pueda bajar la presión y que suba. Genera la presión y la succión.
  • Manómetro – Mide la presión de los gases y fluidos. Es clave para indicar la presión en el sistema.
  • Cigüeñal – Es una pieza con un cuerpo y varios codos que se anclan al cuerpo.
  • Válvulas de aspiración y descarga – Se conectan fuertemente con el pistón. Hacen que el pistón pueda succionar el aire del medio y permiten que el exceso de aire se pueda votar.
  • Motor – Hay motores de electricidad y de gas. Se usan más que nada los de gas. Ofrece la fuerza mecánica para el sistema de turbina o pistones con el que se da lugar a la recolección de aire y a que el cigüeñal se mueva.
  • Regulador – Es una pieza con la que se va a controlar la presión y la salida del aire. Es un sistema de seguridad interno.
  • Válvulas de retención – Permite que el aire pase por el cárter y el colector de aspiración. Verifica que no haya elementos que puedan ocasionar un mal funcionamiento.
  • Protectores térmicos – Es un sistema para la regulación interna con el que se controla el sobrecalentamiento del motor.
  • Prensaestopas – Es una pieza pequeña semejante a una tuerca, pero su forma es diferente. Evita la fuga del refrigerante.
  • Tanque – Aquí se reserva el aire comprimido y por eso el material del cual se hace es muy resistente. Casi siempre tiene la forma de un cono.

¿Cómo se usa un compresor de aire?

Para la instalación de un compresor hay que:

  • Empezar por desempaquetar y asegurarse que no tiene golpes o daños.
  • Revise el modelo por si tiene topes de goma contra la vibración. Si los tiene póngalos en la parte inferior. En otros casos serán ruedas de transporte.
  • Instale el filtro de aire.
  • Agregue el aceite por el orificio de llenado. En ciertos casos será un ojo de buey que lo puede usar para verificar si el nivel es el correcto.
  • Conecte el equipo a la corriente. Espere a que el tanque se llene por completo. Al detenerse ya se tiene la presión de aire óptima
  • Conecte la herramienta que se necesite. Regule la presión de salida. Use la herramienta siempre con cuidado.
  • Desconecte la herramienta neumática y desconecte de la red eléctrica.
  • El tanque se puede vaciar al terminar de usa.

Tipos de compresores

Compresor de desplazamiento positivo – Sus dimensiones son fijas. Cada movimiento del eje en uno de sus extremos va a tener una misma reducción en volumen que corresponde con su aumento de presión.

Compresor de émbolo – Es un compresor atmosférico simple. Tiene un vástago que lo impulsa un motor y con él se impulsa para que se pueda levantar bajar ese émbolo en una cámara.

Compresor de pistón – Es una máquina con un mecanismo de pistón, biela y cigüeñal. Todos los compresores van a ser accionados por una fuente externa para el movimiento. Lo típico es que la fuente sea un motor.

Capacidad y presión de un compresor

La presión y capacidad de un compresor son dos de las especificaciones más importantes de este dispositivo.

  • Presión – Se expresa en bar o PSI (libras por pulgada cuadrada). La presión es el qué tan fuerte.
  • Capacidad – Se expresa en CFM (pies cúbicos por minutos), litros por segundo o metros cúbicos por hora. La capacidad es el cuánto.

En términos generales, la mayor parte de los compresores tienen una presión de entre 8.5 y 12 bar (125 y 175 psi). Respecto a la capacidad del compresor depende del consumo de aire de la herramienta y la máquina como conjunto.

Consumo de un compresor

Un compresor que se usa en una corriente estándar del hogar lo hace con un voltaje de 110. Un compresor para un trabajo pesado lo hace con corriente de 220 voltios, además de requerir de enchufes y cables especiales. En el caso de compresor de 110 voltios puede funcionar a alrededor de 15 amperios usando 1650 vatios, mientas que un compresor de 220 voltios funcionará con 15 amperios para un total de 3300 vatios.

En conclusión, como estimado, un compresor de 3.300 vatios que funcione por 3 horas va a consumir 9,9 kilovatios por hora.

Accesorios de un compresor

Es clave que se consideren los posibles accesorios y su colocación para que se use de modo correcto. Entre los que más se destacan están:

  • Filtros – Antes de usar un compresor de aire, se necesita de una limpieza del aire y su secado con decantadores y filtros.
  • Aceite – Existen aceites especializados anticorrosivos y antidesgaste. Sirven más que nada para el uso de máquinas neumáticas porque se requiere de mucha lubricación.
  • Pistolas – Hay varios tipos según sea su utilización. Se distinguen las de inflado, soplado, hinchado, pintura y más.

Aplicaciones de un compresor

En el sector industrial:

  • Corte de materiales
  • Perforación de agujeros
  • Vertido de hormigón
  • Machaque de roca

Para el uso doméstico:

  • Tareas de barnizado
  • Para limpieza
  • Pintado de paredes
  • Hinchado de pelotas, colchones y similares
  • Mantenimiento de neumáticos

Características de un compresor de aire

Por lo general las prestaciones en las que se debe fijar un usuario al buscar un compresor son:

  • Potencia – Tanto para inflar las ruedas de un automóvil como para cubrir tareas sencillas en un taller. La potencia es clave para que se dé la presión suficiente y sin interrupciones.
  • Silencioso – Evitar ruidos molestos es importante. Que se respeten los decibelios es fundamental para que no se den problemas de audición en el futuro.
  • Poco mantenimiento – Es ideal que sea poco para despreocuparse en un 100% de esta clase de asuntos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *