Tenacidad (resistencia)

La tenacidad de los materiales se refiere a una propiedad de la materia para absorber la energía mecánica. Explicamos qué es la tenacidad, sus características, ejemplos, usos, importancia y más.

¿Qué es la tenacidad?

La tenacidad es una propiedad física que se refiere a la capacidad de los materiales para absorber la energía mecánica al verse deformados, antes que se rompan o quiebren. Si un material consigue resistir a la energía descrita se lo denomina como tenaz.

A su vez, la tenacidad se conoce como una medida para el cálculo de energía que un material absorbe antes de romperse. Esta es una propiedad física que se explica según sea el grado de cohesión de las moléculas del material, por eso cada elemento tiene características distintas en este aspecto.

Anuncios patrocinados por Google AdSense:

Tenacidad

Características de la tenacidad

Mineralogía – En este campo la tenacidad se usa para comprender la resistencia de un mineral u otra clase de material (metales o no metales, por ejemplo) respecto a que se pueda romper, moler, doblar, suprimir o desgarrar.

Cohesión – Las moléculas en la materia presentan un determinado grado de cohesión según sea el objeto en cuestión. De acuerdo con la cohesión de cada caso, también va a ser la tenacidad.

Anuncios patrocinados por Google AdSense:

Absorción de energía – La tenacidad se comprende como una medida para el cálculo de la energía que un material puede absorber antes de romperse.

Clasificación – Según sea el grado de tenacidad de cada uno de los elementos, se los va a clasificar en frágil, maleable, sestil, dúctil, flexible o elástico.

Variables involucradas – En la tenacidad interfieren otros elementos que afectan al material como la tensión, energía y velocidad que se aplique.

Clasificación de la tenacidad de los materiales

Un material se clasifica según su tenacidad en:

  • Friable o frágil – Si se puede romper o reducir a polvo con facilidad.
  • Maleable – Si se transforma con facilidad en láminas.
  • Sestil – Si se corta fácilmente con navaja.
  • Dúctil – Si se transforma en cables con facilidad.
  • Flexible – Si se dobla y no recupera la forma inicial.
  • Elástico – Si se doble y recupera la forma anterior.

Ejemplos de tenacidad

Doblez – Un material en términos de tenacidad se clasifica como flexible si se dobla y no se rompe o retorna a la forma original.

Tenacidad frágil – Un vaso de vidrio es un claro ejemplo, porque una vez la energía de deformación se absorbe, se va a romper.

Materiales elásticos – Se incluye en este caso las gomas o ligas, pues consiguen resistir la deformación, además de volver a su forma inicial antes que se rompan.

Usos de la tenacidad

En la fabricación de productos o trabajo con ciertos materiales, la tenacidad se usa como una medida para saber hasta qué punto un objeto puede absorber la energía mecánica. Por lo anterior, este es un valor fundamental en la producción de automóviles, en la construcción e incluso en objetos de la vida cotidiana, pensando en evitar que se rompan, doblen o deformen en su utilización.

Importancia de la tenacidad

Es una de las variables más importantes por considerar al trabajar con materiales. Por ejemplo, en la construcción es necesario conocer estos valores de los materiales que se utilizan, para así evitar rompimientos, daños o deformaciones en las edificaciones. Lo anterior también aplica para los automóviles o distintos medios de transporte, que de lo contrario pondrían en peligro la vida de sus usuarios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *