Como funciona el lavavajillas

El lavavajillas es un electrodoméstico que permite lavar las vajillas, platos, vasos, cubiertosy similares automáticamente. Por ende, no se requiere del esfuerzo de una persona. Se explica cómo funciona el lavavajillas y más.

Anuncios patrocinados por Google AdSense:

¿Qué es un lavavajillas?

Un lavavajillas o lavaplatos es un aparato electromecánico con el que se limpian los restos de comida de la vajilla, cristalería, cubertería o los utensilios de cocina en general. Para cumplir con su tarea el proceso es automático tras una configuración previa. Puede ser encontrado en restaurantes o en domicilios.

Como funciona el lavavajillas

¿Cómo funciona el lavavajillas?

El lavavajillas, básicamente lava mediante un chorro que sale casi 50 veces más rápido que el chorro de la canilla. Gracias a la velocidad y energía que lleva el chorro, es capaz de eliminar cualquier tipo de suciedad.

El funcionamiento del lavavajillas se puede resumir en los siguientes pasos:

  • Llenado – Se empieza por llenar el lavavajillas con agua en la zona inferior
  • Calentamiento – Haciendo uso de resistencias se calienta el agua que se acumula en el paso previo, buscando con esto que el lavado sea más eficiente
  • Detergente – Se agrega en este momento el detergente para cargar el lavavajillas. Sobre el detergente puede ser en gel, polvos o pastilla. Respecto a la administración del detergente, es el mismo lavavajillas el que se encarga de irlo usando según convenga para lavar la vajilla
  • Proceso de lavado – Al interior del lavavajillas se podrán ver unos brazos que van a estar girando para que se expulse la combinación del agua con el detergente, proceso que se realiza con mucha fuerza para garantizar que la suciedad se vaya eliminando de la vajilla
  • Vaciado de agua – Es un paso durante el cual el agua que se usa va a irse eliminando
  • Enjuague – En este punto el depósito de agua se llena otra vez para volverse a calentar. Lo que se busca en este caso es que se aclare la vajilla para limpiarla en su totalidad
  • Vaciado – El agua se vaciará después de finalizar con el aclarado. Así mismo, los platos se secarán.
  • Secado – Los platos van a quedar secos por el calor propio o porque en ciertos casos el lavavajillas incorpora unas resistencias con las que se caliente el aire.

Anuncios patrocinados por Google AdSense:

Partes o componentes de un lavavajillas

Los siguientes son los componentes principales de un lavaplatos:

  • Calentador eléctrico – Se encarga de calentar el agua que se emplea para el ciclo de lavado.
  • Bomba de circulación – Es un motor que permite la circulación del agua por los conductos adecuados para que salga del interior del lavavajillas.
  • Brazos rociadores – Es un tubo giratorio o unas hélices que entran en funcionamiento por la presión del agua que la bomba genera. Con ellos se expulsa el agua a medida que giran.
  • Filtro – Está en la parte inferior y retiene los restos de suciedad para que no vayan a los conductos de desagüe y así se estropee el lavavajillas.
  • Bandejas – Se ubica la vajilla en ellas y de acuerdo con su ubicación será la limpieza.

Partes de un lavavajillas

Tipos de lavavajillas

En la actualidad hay varios modelos disponibles, los cuales han evolucionado de forma considerable en años recientes.

  • Independientes o de instalación libre – Se pueden instalar de manera aislada en cualquier hueco que pueda ser ubicado en una cocina. En términos generales se ubican bajo la mesada para así contar con más espacio y que todo resulte eficiente. Se pueden encontrar diseños pequeños y que se ajusten a los estilos de cada cocina.
  • Totalmente integrables – Se diseñan pensando en que funcionen al interior de un mueblo que se une a las puertas de los placares para que quede oculto. Muchas personas prefieren este tipo de lavaplatos porque no van a perjudicar el estilo del ambiente y aprovecha el espacio al máximo.
  • Lavavajillas panelable – Son un punto intermedio entre los independientes y los integrables. Se van a poder instalar tal como vienen o con un panel adherido a una puerta de un mueble. En esos casos lo único que va a ser visible del electrodoméstico son los botones de control.

¿Cómo elegir un lavavajillas?

  • Tamaño y capacidad – La capacidad está relacionada con el tamaño, así que se debe elegir un modelo pensando en esas necesidades específicas de la casa. Casi siempre vienen en tamaño grande, estrecho y compacto. Una familia pequeña puede recurrir al más pequeño sin problemas.
  • Espacio de los cestos – Hay que mirarlos. Los más prácticos cuentan con cajones removibles que se van a ajustar a la altura de lo que se quiere lavar.
  • Programas de lavado – Cada modelo dispone de programas diferentes como vajilla diaria o delicada. Hay que fijarse en qué ofrecen y las necesidades de cada caso.
  • Material inferior – Si el interior está hecho de acero inoxidables es buena opción, ya que es más duradero.
  • Nivel de ruido – Si no se quieren molestias, se debe fijar en este aspecto. No se recomienda comprar uno que supere los 60 decibeles.
  • Eficiencia energética – Para evitar que consuma más energía en el hogar de la que conviene y para cuidar el planeta.
  • Presentación – El lavavajillas debe funcionar bien y encajar con la cocina.

Mejores marcas de lavavajillas

Los modelos, prestaciones, marcas, presiones y presentaciones son diversas en el mercado, así que no se trata de una labor sencilla y a su vez hay que adecuarla a las necesidades de cada quien.

Las marcas más conocidas son:

  • Ariston
  • Philco
  • Whirlpool
  • Drean
  • Candy
  • White Westinghouse.

¿Qué no se debe lavar en un lavavajillas?

Como una regla general, la sugerencia es que lo siguiente se lave a mano:

  • Los cristales porque se pueden resquebrajar.
  • Las cucharas de madera.
  • El hierro esmaltado.
  • Los contenedores plásticos.
  • Las mamaderas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *