Electricidad

La electricidad es un conjunto de varios fenómenos físicos que están asociados con la presencia y el modo en que fluyen las cargas eléctricas. Explicamos qué es la electricidad, cómo se manifiesta, sus características, importancia y más.

¿Qué es la electricidad?

La electricidad se define como un conjunto de fenómenos físicos relacionados con la presencia y transmisión de cargas eléctricas. La electricidad se manifiesta a través de fenómenos diversos como la electricidad estática, inducción electromagnética, los rayos y demás.

En pocas palabras, la electricidad es la transmisión que se da de electrones desde la última capa o la más externa, de un átomo, para ir al átomo siguiente. De este modo, van a estar fluyendo de acuerdo a la configuración conductora de cada material, lo que a su vez altera las propiedades que el material presente.

Anuncios patrocinados por Google AdSense:

Electricidad

¿Cómo se puede manifestar la electricidad?

Son varios los fenómenos y propiedades físicas mediante las que se comprende la electricidad:

  • Carga eléctrica – Toda la materia se encuentra conformada por átomos, los cuales tienen una cantidad determinada de electrones y protones. Esos átomos y moléculas pueden verse cargados eléctricamente, lo cual influye en la manera en que se repele o atraen, al igual que en la configuración que tiene la materia que conforman.
  • Corriente eléctrica – Las partículas que se encuentran cargadas eléctricamente, casi siempre los electrones, van a poder fluir a través de un material conductor como el caso de un cable. La transmisión de la carga eléctrica es la que se conoce como corriente eléctrica.
  • Campo eléctrico – Van a generar trabajo. Se miden en voltios y actúan sobre las partículas que se están moviendo en ellos. Respecto al potencial eléctrico, se trata de un punto del espacio en el que un trabajo debe ser ejecutado por unidad de carga, buscando así que se mueva esa carga en un campo eléctrico desde un lugar de referencia hasta el punto considerado.
  • Potencial eléctrico – Un campo eléctrico está en condiciones de realizar diversos trabajos, los cuales se miden en voltios. Esto es conocido como potencial eléctrico.
  • Magnetismo – Una carga eléctrica en movimiento va a generar un campo magnético, lo cual va a influir a los materiales magnéticos, bien sea atrayendo o repeliendo, además de las cargas en movimiento que puedan estar en él. Es factible que, en ciertas condiciones, ellos mismos lleguen a generar una corriente eléctrica.

Le puede interesar: Tipos de cables eléctricos

Anuncios patrocinados por Google AdSense:

Características de la electricidad

El proceso que da pie a la electricidad es la transmisión de electrones desde la última capa de los átomos a la de un átomo siguiente. En ese sentido, van a estar fluyendo según sea la materia conductora, lo que al tiempo altera las propiedades de ese material.

Así mismo, la electricidad es acumulable, razón por la que las pilas o baterías se inventaron como acumuladores, contando con la capacidad de absorber la corriente eléctrica, almacenarla y recuperarla tiempo después.

Las propiedades eléctricas que presentan los materiales están asociadas con la configuración de los electrones que tengan sus átomos. En ese orden de ideas, el grafeno, la plata y el cobre hasta el momento son los elementos más potentes como conductores eléctricos. Por otro lado, la mica, la lucita o el vidrio se conocen como excelentes materiales aislantes eléctricos porque sus propiedades son todo lo contrario.

Finalmente, aunque la electricidad es conocida por el hombre desde que se descubrió el ámbar, por ser un material que se puede cargar eléctricamente, el estudio formal de la electricidad se da en los siglos XVII y XVIII, para ser a finales del siglo XIX cuando en verdad se aprovechó en un nivel doméstico e industrial.

Importancia de la electricidad

En esencia, la electricidad es importante porque en la actualidad es la responsable que la gran mayoría de nuestros equipos y dispositivos funcionen. Sin un tendido eléctrico sería imposible imaginar la vida moderna, y esto incluye por supuesto el acceso a internet, encender un computador o cargar el teléfono móvil.

Además de lo anterior, la electricidad es una fuente transformadora y versátil, la cual es aprovechada por el ser humano de modos muy diversos:

  • Generar luz – Las bombillas y lámparas posibilitan que se use el flujo eléctrico en el vacío para la irradiación de luz. Con ellas se iluminan ambientes, motivo por el que la vida diurna se puede extender, aunque el sol haya caído.
  • Generar calor – Gracias al efecto Joule se explica el paso de electrones por un conductor para que se genere energía calórica. Por supuesto, el hombre se ha aprovechado de ello al desarrollar las resistencias para calefaccionar, cocinar (un horno eléctrico, por ejemplo) o soldar.
  • Generar movimiento – Son diversos los aparatos que se activan con la electricidad para que se genere movimiento, por ejemplo, los motores y rotores, en donde la energía eléctrica es convertida en mecánica. Igualmente, la energía eléctrica se puede almacenar en pilas, baterías o similares, para que se use en otro momento cuando así se quiera.
  • Transmitir datos – Se usan sistemas electrónicos, redes de cableado, circuitos eléctricos y semejantes, para que la electricidad active sus componentes en distancias enormes.

Origen e historia de la electricidad

En el mundo la electricidad ha estado presente desde siempre. Para el hombre primitivo fue posible percibir la electricidad en fenómenos naturales como el caso de los relámpagos, además de vivirla en carne propia con los peces eléctricos del río Nilo. A su vez, la electricidad estática se descubre por parte de los griegos alrededor del año 600 a. C. cuando se frotó una barra de ámbar con piel o lana.

En cuanto a los primeros experimentos que se realizaron, tuvieron lugar en el siglo XVII. Con el tiempo el campo fue creciendo gracias a los aportes y estudios de Du Fray, van Musschenbroek, Cavendish y Watson en el siglo XVIII, para ser durante el siglo XIX que se consolidó una teoría unificadora de la electricidad y el magnetismo que se denominó las ecuaciones de Maxwell en 1865.

Como actividad industrial, la generación de electricidad se da a inicios del siglo XX, una vez Morse demostró en 1833 que la electricidad podía revolucionar el sector de las comunicaciones a distancia, al igual, que se comprobó la posibilidad que la luz se generará a través de un tendido eléctrico, buscando el reemplazo del gas.

Para terminar, los trabajos de Tesla y Edison lograron dar un gran impulso a la electricidad, para llegar al punto que la electricidad es un elemento básico de la innovación tecnológica y científica, marcando así la Segunda Revolución Industrial.

Usos de la electricidad

Por su capacidad de adaptación y los desarrollos del mundo moderno, los usos de la electricidad son diversos y fundamentales para la humanidad. Se puede afirmar que no hay actividad económica que no requiera de la electricidad en la actualidad.

El ser humano utiliza la electricidad en las fábricas, en las máquinas, en los motores, en procesos de tratamiento de superficies, en los electrodomésticos como la juguera, yogurtera, olla arrocera eléctrica, tostadora de pan, aspiradora, en el transporte, en la agricultura para los sistemas de riego, en la medicina, en los servicios públicos, y en general, en casi todas las actividades de la vida humana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *