Ductilidad

La ductilidad es una propiedad de ciertos materiales, que, al someterse a una fuerza, se pueden deformar sin romperse. Explicamos qué es la ductilidad, sus características, ejemplos, usos e importancia.

¿Qué es la ductilidad?

La ductilidad es una propiedad que algunos materiales tienen, como por ejemplo las aleaciones metálicas o los materiales asfálticos, que, al verse sometidos a una acción de fuerza, se pueden deformar de modo plástico, para que de forma sostenible no se rompan, lo cual permite que se obtengan alambres o hilos hechos del material.

Los materiales que pueden ser sometidos a este tipo de procedimiento se los clasifica como dúctiles, mientras los que no pueden pasar por este proceso se denominan frágiles. Un material dúctil sí que se puede llegar a romper ante un esfuerzo determinado, pero la rotura sólo se va a presentar tras una gran deformación.

Anuncios patrocinados por Google AdSense:

Finalmente, se afirma que un material es dúctil si su relación entre su alargamiento longitudinal a causa de una tracción y la disminución de su sección transversal es muy elevada.

Ductilidad

Características de la ductilidad

Plasticidad – Es una propiedad que hace parte de la ductilidad, la cual se refiere a la capacidad de un cuerpo para ser deformado sin que se pueda romper.

Anuncios patrocinados por Google AdSense:

Cálculo de la ductilidad – El valor de la ductilidad de un material se puede estimar según pueda sufrir una deformación plástica y resista una carga aplicada.

Alargamiento – Se considera un material como dúctil, si es elevada la relación del alargamiento longitudinal que se produce por una tracción y la disminución en su sección transversal.

Metalurgia – En este ámbito se describe un material como dúctil si sufre grandes deformaciones antes que se llegue a romper.

Diferencia con materiales blancos – La ductilidad no puede ser confundida con blando, porque es un concepto que se refiere a los materiales que soportan una fuerza considerable.

Ejemplos de la ductilidad

Hierro – Es un metal con mucha dureza, densidad y propiedades magnéticas, por ende, en su estado puro es muy útil, en particular para la producción de aleaciones. Se emplea principalmente para la construcción.

Acero – Es un material duro y dúctil. Se emplea con regularidad en el sector de la construcción.

Zinc – En un estado puro es maleable y dúctil, así que es fácilmente enrollable, se puede tensar y se deforma con facilidad, pese a que es un material muy frágil. Se lo usa con frecuencia para producir aleaciones, entre las que se destaca el latón.

Plomo – Es un metal pesado que se funde con facilidad. Se usa en la actualidad para cubrir cables, pues su ductilidad lo hace apropiado para esta tarea, en particular porque se estira.

Plastilina – Es un material extremadamente dúctil, el cual se hace con vaselina, calcio y ciertos compuestos alifáticos.

Aluminio – Se usa en la industria. Pese a que su ductilidad no es la más alta, sí que resiste la corrosión, oxidación y tensión.

Usos de la ductilidad

Si se piensa desde la tecnología, los materiales dúctiles se usan en la fabricación porque son aptos para la producción de distintos materiales y productos en los que se requiere de la deformación plástica. A su vez, a diferencia de los materiales frágiles, los que son dúctiles no se rompen sin previo aviso. Un ejemplo de lo anterior es el recubrimiento que se hace a los cables eléctricos con el estaño y su capacidad de alargamiento.

¿Cómo se mide la ductilidad?

La ductilidad es un concepto que se mide de forma cualitativa, así que es una propiedad subjetiva de cada material. De todos modos, se presta atención a las siguientes variables.

  • Hasta cuándo el material se puede fracturar sin que se deforme cuando hay operaciones en procesos de conformación como la extrusión o laminación.
  • Indicar al diseñador, a grandes rasgos, la habilidad que un metal tiene para fluir plásticamente antes que se fracture.
  • Un indicador según sea el cambio en el nivel de impureza o las condiciones del proceso.

Por lo general, las medidas en torno a la ductilidad se obtienen en ensayos de tracción para dar cuenta de la deformación en fractura y su reducción del área en la fractura.

Importancia de la ductilidad

Teniendo en cuenta que algunos materiales son dúctiles, con esto se pueden cubrir diversas necesidades humanas, como es el caso de los materiales conductores, la electricidad o distintos tipos de cables eléctricos. A su vez, es un concepto fundamental para las construcciones en la ingeniería, pensando por ejemplo en elaborar ciertos diseños que sean capaces de resistir terremotos de acuerdo con la capacidad elástica de los materiales usados.

Diferencia entre ductilidad y maleabilidad

La ductilidad se refiere a una propiedad que tiene la materia para deformarse por medio de la fuerza, sin que el elemento en cuestión se rompa, para la obtención de hilos o alambres. Respecto a la maleabilidad, es una propiedad de los materiales sólidos para transformarse en láminas que tienen poco espesor o para verse deformados por compresión, sin que se rompan.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *