Como funciona un microondas

El microondas es un electrodoméstico que convierte la energía eléctrica en electromagnética. Explicamos qué es un microondas, para qué sirve, cómo funciona y más.

¿Qué es un microondas?

Un microondas convierte la energía eléctrica en electromagnética al usar ondas de alta frecuencia, lo que consigue que el líquido de los alimentos incremente su temperatura. Por lo general sus ondas electromagnéticas funcionan a una frecuencia de alrededor de 2,5 GHz.

¿Para qué sirve un microondas?

Un microondas es un electrodoméstico bastante típico en los hogares actuales. Su uso principal es el de calentar alimentos, aunque en pocos casos es útil para la cocción de alimentos. Hay que resaltar que son los líquidos en los alimentos los que se calientan a nivel molecular con el efecto de las ondas de alta frecuencia.

La industria ha identificado las características del calentamiento electrónico o dieléctrico y por tal motivo el horno microondas ha inspirado la producción de técnicas o productos como: tostar frutos secos y café, deshidratar verduras, abrir ostras, preparar postres o tortas e incluso descongelar carnes.

En otro tipo de industrias el microondas se ha empleado para secar corcho, cerámica, tabaco, fibras textiles, cerillas o papel. Igualmente se han utilizado las microondas para curar material sintético, por ejemplo: poliuretano, nylon y hule.

¿Cómo funciona un microondas?

En la parte interna del microondas se incluye un magnetrón que es un dispositivo eléctrico con el que se producen las ondas microondas de alta intensidad y que posteriormente son dirigidas hacia un ventilador.

Las ondas que ya han sido enviadas al ventilador se dirigen entonces al lugar en el cual el usuario coloca su comida. El objetivo es que sean las ondas las que generen calor en los líquidos de los alimentos, pero en un nivel molecular, razón por la que todos los alimentos se calientan. Incluso en algunos casos los líquidos se les incorporan a los alimentos.

A partir de lo anterior, las moléculas líquidas presentes en los alimentos o si se quiere, en un recipiente con agua que puede ubicarse junto a la comida, van a irse calentando a causa del efecto descrito, razón por la que el alimento elevará su temperatura.

Partes del microondas

Partes del microondas

  • Magnetrón – Es el que se encarga de generar las ondas de alta frecuencia para que se eleve la temperatura de los alimentos. Crea un campo magnético para un área entre el cátodo y ánodo.
  • Ánodo – Es un cilindro hueco de hierro del que van saliendo pares de paletas hacia la parte interna.
  • Ventilador – Hace que el magnetrón se mantenga refrigerado.
  • Calefactor – Se conoce también como filamento. Está en el centró del magnetrón. Actúa como un cátodo en el tubo.
  • Filtro de carbón – Protege el magnetrón y mantiene el frío.
  • Capacitador – Se encarga que se aumente la energía a un nivel superior. También empuja la energía hacia el magnetrón.
  • Pestillos – Es un mecanismo con el que se cierra el microondas. Puede llegar a ser automático.
  • Bombilla – Emite una luz para dar visibilidad al usuario sobre los alimentos en el microondas.
  • Plato de cocción – Es un plato de vidrio situado en la parte interna. Allí se ubican los alimentos que se quieren cocinar. Gira al estar funcionando el microondas.
  • Selector variable de potencia – El usuario puede indicar aquí la potencia de cocción.
  • Guía de ondas – Es una parte metálica con la que la energía se transfiere en la cámara de cocción.
  • Dispersor de ondas – Desde que el horno es activado va a funcionar. Ofrece una mejor agitación para el electrodoméstico.
  • Reloj temporizador – Control el tiempo de funcionamiento.
  • Tecla de puesta en marcha – Al pulsarla se inicia la cocción.

¿Cómo se generan las ondas microondas?

Las microondas son unas ondas electromagnéticas con una frecuencia muy alta, lo que significa que sus vibraciones por segundo son muy elevadas. En el caso del microondas como electrodoméstico, es el magnetrón como tubo de vacío el cual las genera, aunque también se menciona que fueron los KLYSTRONS los que ofrecieron más versatilidad.

El funcionamiento básico radica en que estos generadores modulan la velocidad de un haz electrónico que atraviesa una cavidad resonante, la cual va a excitar oscilaciones electromagnéticas en una frecuencia determinada. Se necesita de una reducción de la velocidad de la onda para que se dé un acoplamiento. Esto se consigue con estructuras periódicas.

Historia del microondas

El microondas actual es el resultado de una aplicación secundaria tras el trabajo en otro tipo de investigación. Fue en el año 1946 cuando Percy Spencer hizo una investigación sobe el radar. Lo interesante es que probó un tubo vació denominado magnetrón, descubriendo así que el chocolate que estaba guardado en uno de sus bolsillos se había derretido.

Spencer pronto sospechó de la situación y estudió las ondas causadas por ese tubo de vacío, para identificar que ellas eran las responsables del efecto de derretimiento en su chocolate. Pronto probó la teoría con granos de maíz, los cuales explotaron dando lugar a palomitas de maíz.

Finalmente, Percy Spencer creó una caja de metal con una abertura para que ingresaran las ondas del magnetrón. Utilizó metal para confinar las microondas, pues la energía que se producía iba aumentando. A final del año 1946, la compañía Raytheon patentó el uso del microondas para calentar alimentos.

¿Por qué no se pueden colocar objetos metálicos en el microondas?

El metal refleja las ondas que están chocando de manera constante en el horno, lo cual afecta al mecanismo en general y ocasionará que se rompa. Además, es probable que se produzcan chispas y una electrocución.

Consumo del microondas

Es difícil de determinar el consumo real del microondas porque son muchas las configuraciones y capacidades de este electrodoméstico. De todos modos, su consumo por hora es elevado y debido a que según sea el alimento todo depende, hay que pensarlo según sea la situación:

  • Para cocinar una pizza congelada se consumen 900 W/h por 4 minutos.
  • Si se descongela una libra de carne molida son 5 minutos y se consumen 600 W/h de energía o 50 W.
  • Para calentar 450 gramos de cualquier tipo de comida, son 5 minutos y alrededor de 125 Wh.
  • Una lasaña congelada de 600 gramos incrementa el consumo a 65 W/ h en 7 minutos.

Precauciones sobre el uso del microondas

Gobiernos, industrias y hasta la Organización Mundial de la Salud defienden el uso del microondas como un electrodoméstico que es seguro para la salud de las personas. En general se menciona que su radiación electromagnética no es ionizante, por ende, no es capaz de ionizar átomos y arrancar sus electrones, pero esto no significa que no hay influencia en las células y moléculas que hacen parte de los tejidos humanos.

Algunos expertos señalan que del mismo modo en que un filete de ternera crudo se puede cocinar o se verá alterado por el efecto del microondas, lo mismo puede ocurrir con cualquier otro tipo de tejido corporal.

Como funciona horno eléctrico

Los hornos eléctricos son electrodomésticos capaces de transformar la energía eléctrica en térmica o calor. Explicamos qué es un horno eléctrico, para qué sirve, cómo funciona y más.

¿Qué es un horno eléctrico?

Un horno eléctrico es un aparato de cocción que funciona con energía eléctrica. Este tipo de energía es convertida gracias a resistencias en energía térmica o calor. Una de sus ventajas es que la temperatura se puede controlar en todo momento.

¿Para qué sirve un horno eléctrico?

Es un horno que funciona con electricidad, así que es una opción ideal para cuando se quiere cocinar y no se dispone de acceso a gas, microondas, entre otros para la cocción de los alimentos, pero sí se dispone de energía eléctrica. Destaca por el control de la temperatura que garantiza.

¿Cómo funciona un horno eléctrico?

Un horno eléctrico convierte la energía eléctrica en calor. Para ello se vale de resistencias con las que se aplica el Efecto Joule. El efecto Joule consiste en la producción de calor a partir del choque de electrones que son generados por la corriente eléctrica y sus átomos. Una vez se da el choque, se va a ir elevando la temperatura lo que significa la producción de energía calorífica.

El proceso descrito se mantiene constante porque los electrones tienen un movimiento desordenado al interior del horno, lo que implica que los choques entre los atamos del conductor sean constante. Así mismo, se van a seguir presentando en la medida en que el horno esté conectado a la corriente eléctrica.

En cuanto a la potencia del horno eléctrico se mide según sea la cantidad de Kw que son absorbidos desde la corriente eléctrica, por ende, según sea la potencia también es la cantidad de calor emitido.

A continuación compartimos las funciones y usos básicos de un horno eléctrico:

Partes de un horno eléctrico

Partes de un horno eléctrico

  1. Orificios de ventilación
  2. Perilla de temperatura
  3. Perilla de función
  4. Perilla de tiempo
  5. Luz de encendido / apagado
  6. La resistencia
  7. Alojamiento para el asador
  8. La puerta
  9. Vidrio de la puerta
  10. Eje del asador o spiedo
  11. Lanza para rostizar
  12. Pinza para spiedo
  13. Mango para bandeja
  14. Bandeja de hornear
  15. La parilla
  16. Bandeja junta migas
  17. Guías para bandeja o parrilla

Tipos de hornos eléctricos

  • Hornos de inducción – Son los que generan calor gracias a una inducción eléctrica de un metal que está enrollado y alrededor de inductores o bobinas. Respecto a las bobinas, van a estar almacenando energía para que se forme un campo magnético. La ventaja principal que tienen es su capacidad para que se genere calor rápidamente.
  • Hornos de resistencia – Funcionan con la premisa que una vez un cuerpo lo atraviesa la corriente eléctrica, la temperatura aumenta. Incluso en algunos casos se podría fundir.
  • Hornos de arco voltaico – Son hornos eléctricos que funcionan gracias a la producción de chispas entre dos polos. Uno está hecho con electrodos que quizá sean de carbón, mientras que e otro polo está hecho por un material que se quiere fundir, que tal vez sea un metal por el que la corriente pasa.

Consumo de un horno eléctrico

Por lo general un horno eléctrico tiene una potencia de entre 950 W a 1.500 W. Por tanto, si se enciendo en unos 1.300 vatios por una hora y con máxima potencia se consumirían 1,3 kilovatios por hora. En este caso habría que multiplicar ese valor por la tarifa que ofrece la comercializadora en cada caso.

De todos modos, el consumo de un horno eléctrico en unas condiciones eficientes y una temperatura adecuada en una situación normal correspondería a 180 grados y se precisan de unos 0,85 kWh.

En conclusión, un horno eléctrico es de los aparatos que más consume en el hogar y por esta razón es que la mayoría de las personas prefieren los hornos convencionales.

Tiempos de cocción en un horno eléctrico

Por supuesto cada plato y alimento tiene sus especificaciones, pero en términos generales se puede establecer un promedio de temperatura, funciones y tiempos en un horno eléctrico requeridos. La siguiente es una tabla guía:

Tiempos de cocción en un horno eléctrico

Ventajas de un horno eléctrico

Una de las ventajas del horno eléctrico es que al cocinar alimentos que requieren de mucha agua para su cocción, el sabor original no se afecta tanto en comparativa con un horno convencional. Esto se debe a la poca cantidad de agua necesaria para el trabajo de un horno eléctrico.

La desventaja principal del horno eléctrico es que es un aparato que consume mucha energía eléctrica, motivo por el que en términos económicos la mayoría de las personas optan por hornos convencionales para la cocción de sus alimentos.

¿Cómo usar un horno eléctrico?

La siguiente es una guía eficaz para el uso de este aparato.

Precalentar el horno – Antes de utilizarlo es clave que se precaliente el horno por 5 minutos como máximo. Recuerde configurar la temperatura mínima. Fíjese que la bandeja para la comida esté bien puesta.

Programar el tiempo de cocción – Defina el tiempo de cocción que será aplicado para sus comidas. Use el temporizador para esto.

Programar la temperatura para los alimentos – Establezca una temperatura de acuerdo con el tipo de comida que esté preparando.

Retirar los alimentos – Al cumplirse con el tiempo de cocción, verifique los alimentos están totalmente cocidos. Abra el horno con cuidado, use guantes y retire los alimentos. Mantenga la puerta un poco abierta para que se enfríe y después la limpieza sea sencilla. Apague.

Limpieza del horno eléctrico – Una vez termine con todos los pasos anteriores, limpie de forma rápida y sencilla su horno eléctrico.

Consejos de uso del horno eléctrico

  • No ponga sus comidas a temperaturas muy altas porque se podrían quemar ante cualquier descuido.
  • No utilice paños o trapos ásperos para la limpieza del horno.
  • Después de cada uso es clave que limpie el horno para la siguiente ocasión.
  • Verifique siempre las condiciones del horno, en particular su limpieza para que siempre cocine los alimentos del mejor modo.
  • Utilice siempre el papel para hornear y evite el aluminio.
  • Si quiere limpiar mejor el horno eléctrico es válido el uso de limón y vinagre.
  • Al retirar los alimentos mantenga la tapa semi-abierta para que se enfríe y después limpie.
  • No ponga en el horno eléctrico alimentos congelados.

Como funciona un termómetro

De todos los termómetros, el de mercurio es probablemente de los más comunes; mencionaremos todos los tipos, sus partes y funcionamiento.

¿Qué es ý para qué sirve un termómetro?

Es un instrumento de medición diseñado para medir la temperatura, una magnitud física con la que se expresa el grado de calor de un cuerpo o del ambiente. Así mismo, por su funcionamiento es posible conocer las variaciones en la temperatura del ambiente o de un cuerpo en específico.

Le puede interesar: ¿Qué es la temperatura?

Tipos de termómetro

Termómetro de mercurio – Un tubo de vidrio sellado con mercurio, en donde el volumen va cambiando según la temperatura de modo uniforme. El cambio se puede apreciar gracias a una escala graduada.

Pirómetros – Son termómetros diseñados para altas temperaturas como: fábricas de vidrio, fundiciones, hornos para cocción de cerámica, entre otros.

Termómetro de lámina bimetálica o bimetálico – Se construye a partir de dos láminas de metales con coeficientes de dilatación que sean muy distintos y que se arrollan para dejar el coeficiente más alto al interior. Se usan más que nada como sensores de temperatura en el termohigrógrafo.

Le puede interesar: ¿Cómo funciona el termómetro bimetálico?

Termómetro de gas – Pueden ser puestos a presión o un volumen constante. Son muy exactos casi siempre se usan para calibrar los demás termómetros.

Termómetro de resistencia – Dispone de un alambra de algún metal con una resistencia eléctrica que cambia de acuerdo con la variación de la temperatura.

Termopar – También se conocen como termocupla y es un dispositivo que se usa para la medición de la temperatura con base en la fuerza electromotriz que se da al calentar la soldadura de dos metales diferentes.

Termistor – Es un dispositivo que varía en su resistencia eléctrica de acuerdo con la temperatura.

Termómetros digitales – Son los que gracias a dispositivos transductores, usan circuitos posteriormente para convertir en números cada una de las variaciones pequeñas que se dan en la tensión, para mostrar al final la temperatura con un visualizador. Su ventaja principal es que no usan mercurio, así que no contaminan al ser desechados.

Termómetros clínicos – Son usados para medir la temperatura corporal. Hay de mercurio y digitales, donde los últimos cuentan con la ventaja de facilitar la lectura.

Termómetro de globo – Mide la temperatura radiante media. Dispone de un bulbo dentro de una esfera de metal hueca que se pinta de negro de humo. Con la esfera lo que se busca es absorber la radiación de los objetos del entorno que sean más caliente que el aire, para emitir radiación hacia los que son más fríos. Gracias a lo anterior se mide considerando la radiación.

Termómetro de bulbo húmedo – Mide la influencia de la humedad en la sensación térmica. Si se usa con un termómetro ordinario va a conformar un psicrómetro, útil para medir la tensión de vapor, humedad relativa y punto de rocío.

Más información: Termómetro de bulbo

Termómetro de máximas y mínimas – Se usa en la meteorología para conocer la temperatura más baja y alta del día. Dispone de dos instrumentos que se montan en un único aparato.

¿Qué es un termómetro de mercurio?

El termómetro de mercurio es una clase de termómetro que se usa en la mayor parte de los casos para medir las temperaturas de un material seleccionado. Entre los termómetros más habituales están los que contienen un líquido en su parte interior por su capacidad para dilatarse o contraerse ante los cambios de temperatura, como en este caso el termómetro de mercurio.

Termometro de mercurio

¿Para qué sirve un termómetro de mercurio?

Es un instrumento de medición de la temperatura sólo que su principio de funcionamiento se da a partir del mercurio. En otras palabras, es uno de los tipos de termómetro que existen. Respecto al mercurio, se emplea como un elemento que se dilata e indica, ya que con variaciones mínimas en la temperatura su comportamiento se modifica, para que después en una escala se conozca cuál es el valor.

¿Cómo funciona el termómetro?

A grandes rasgos se suelen asociar los termómetros con el termómetro de mercurio, pero los hay de otros tipos. En ese sentido, el funcionamiento de este dispositivo se explica a partir del uso de algún compuesto que reacciona con facilidad ante los cambios en la temperatura, para así expresar ese cambio en la magnitud de la temperatura en una medida, que a su vez es interpretada por nosotros.

Los termómetros se pueden dividir en dos grandes grupos por su principio de funcionamiento: los de expansión de líquido o gas y los termómetros bimetálicos.

Termómetros de expansión de líquido o gas – Por lo general se usan como líquidos compuestos alcohólicos por su precisión, por ejemplo, el mercurio o el galio. Los gases que se usan son inertes y se eligen por ser de bajo coste. Ahora bien, estos termómetros funcionan porque el líquido o gas se expande y se contrae a raíz de los cambios en la temperatura, es decir, por un aumento en la energía cinética o movimiento, que se da en los átomos una vez la temperatura sube.

Termómetros bimetálicos – Son semejantes a los de expansión de gas respecto a que la temperatura se presenta en una escala dial o circular. Ahora bien, aquí se emplea un sensor en una tira, el cual se compone por dos placas recetas finas o arrolladas con metales soldados, por eso se les dice bimetálicos. Respecto a estos metales, su característica principal es su coeficiente de dilatación diferente, por ende, la variación que se da en la temperatura genera una torsión o contracción-expansión. El movimiento es el que se transmite a la escala del dispositivo.

¿Cómo funciona un termómetro de mercurio?

El termómetro de mercurio consiste en dos partes. Por un lado, un tubo de vidrio cerrado y unido a él, un depósito que contiene mercurio. La parte del depósito del mercurio es la que se coloca debajo del brazo en caso de querer calcular la temperatura corporal, mientras que en el tubo de vidrio vamos a determinar la temperatura.

En ese orden de ideas, el modo en que funciona el termómetro de mercurio radica en la capacidad de dilatación del mercurio. Se resalta entonces que la dilatación es un fenómeno físico, en el cual, al aumentar la temperatura de un material, la misma va a experimentar un proceso físico con el cual cambia su volumen. En algunos materiales, muy pocos, al aumentar su temperatura, su volumen disminuye. Pero en la mayoría de los materiales el volumen del material aumenta conforme aumenta la temperatura.

Llevando este concepto al termómetro de mercurio, podemos decir que el depósito de mercurio va a aumentar su volumen cuando aumente la temperatura del mismo, y esto va a suceder cuando se ponga en contacto con el cuerpo que está a una temperatura mayor. Este aumento de volumen se ve reflejado en el tubo de vidrio, por lo que mientras más se incremente el volumen, más temperatura marcará el termómetro.

Partes del termómetro

Partes del termómetro

Tubo de vidrio – Es el cuerpo del termómetro. Suele ser fino y frágil. Dependiendo del tipo de termómetro serán sus características. Su forma suele ser la de un prisma delgado, alargado y triangular con unas aristas redondas.

Bulbo – Es un ensanchamiento del tubo capilar en donde se deposita el compuesto con el que se mide la temperatura (en el caso de los termómetros líquidos o de mercurio).

Capilar – También se conoce como vástago. Es un tubo que se puede observar al interior del tubo de vidrio. En la zona inferior tiene un ensanchamiento y así facilita los desplazamientos del líquido en el caso del termómetro de mercurio.

Escala – Se ubica en la parte externa del vidrio para realizar la lectura de la magnitud que se quiere expresar en una determinada escala de temperatura.

Sustancia termométrica – Es una referencia al líquido o compuesto que está al interior del dispositivo para realizar la medición.

Válvula de construcción – Es un adelgazamiento pequeño con el que se comunica el bulbo y el vástago para así evitar que el mercurio retorne al bulbo si se elimina el calor recibido por el termómetro.

Partes de un termómetro de mercurio

Partes del termómetro de mercurio

  • Bulbo – Es la base del termómetro de mercurio. Se ubica en la zona inferior, es cilíndrica o esférica de acuerdo con el artefacto. Su función es la de almacenar el mercurio y con frecuencia es de acero inoxidable, aunque puede ser de vidrio. Al entrar en contacto con el lugar u objeto para medir la temperatura modifica la escala. Entre más grande más sensible es a los cambios.
  • Capilar – Se conoce también como vástago. Es por donde fluye el mercurio y está situado dentro del cuerpo de vidrio del termómetro y se conecta al bulbo.
  • Cuerpo – Es el tubo de vidrio con el que se cubre el capilar o vástago. Su forma es alargada y triangular aunque sus bordes están suavizados.
  • Compartimiento de expansión – Es el espacio por encima del capilar o vástago en donde se deposita el gas y el aire mientras el mercurio va ascendiendo y el sitio en el que se localiza el mercurio si se da un exceso.
  • Escala – Es la que comprende las marcas que se ven en el cuerpo para indicar la temperatura. Pueden estar en °F o °C.
  • Válvula – Es el conector entre el vástago y el bulbo. Es más angosto que el vástago y es la que causa que el mercurio baje con mucha lentitud, así que la persona puede tener el tiempo necesario para leer la temperatura alcanzada.

Escalas de medición del termómetro

En la mayor parte de los casos se los va a encontrar en una presentación con °C o Celsius, pero en otras zonas donde el sistema de cálculo se modifica, van a ser °F o Fahrenheit.

Diferencias de un termómetro de mercurio con un termómetro bimetálico

  • COMPONENTE – El termómetro de mercurio estima la temperatura con base en el mercurio, mientras el termómetro bimetálico lo hace con un mecanismo de dilatación del metal.
  • PARTES – Las partes del termómetro de mercurio se han pensado para acondicionarse a las necesidades del mercurio en términos de su dilatación para enseñar la temperatura, mientras el termómetro bimetálico para las láminas metálicas.
  • USO – El termómetro de mercurio está pensado para un uso más cotidiano, mientras el termómetro bimetálico se lo orienta para los procesos más rigurosos y fuertes.
  • CONDICIONES – El termómetro bimetálico es más apto para interactuar con elementos o sustancias agresivas o en ambientes adversos, mientras el termómetro de mercurio para situaciones mucho más cotidianos.
  • MEDICIÓN – El termómetro bimetálico mide directamente la temperatura del objeto o sustancia, así que es muy confiable. El termómetro de mercurio entra en contacto con el objeto o sustancia, pero no resulta ser tan confiable como el otro tipo.
  • LÍQUIDOS – El termómetro bimetálico está desarrollado para trabajar con líquidos a temperaturas muy altas y lo hace bastante bien, mientras el termómetro de mercurio se lo ha pensado más para situaciones cotidianas y no tan extremas como la ya indicada.

Como funciona una olla a presión

Una olla a presión, olla de presión, olla exprés o pitadora, es una olla hermética para cocinar que alcanza presiones muy altas. Explicamos qué es una olla a presión, para qué sirve, cómo funciona y más.

¿Qué es una olla a presión?

Una olla de presión es una olla normal, pero que es hermética y alcanzar presiones más altas que la atmosférica. Debido a esta característica tan particular el punto de ebullición del agua aumenta si la presión se incrementa.

Como funciona una olla a presión

¿Para qué sirve una olla a presión?

Con la presión que se logra, el punto de ebullición del agua también aumenta. De este modo el cierre hermético de la olla logra que la temperatura de ebullición pueda subir por encima de 100 °C, concretamente 130 °C. Por lo anterior, la olla de presión sirve para cocinar a temperaturas más altas y en menos tiempo. Así mismo, tiene la ventaja de cocinar con el mismo efecto de un estofado o cocción a fuego lento.

¿Cómo funciona una olla a presión?

Una olla a presión es una olla sellada herméticamente, la cual eleva la temperatura de cocción. Al nivel del mar se sabe que la presión atmosférica estándar es de 1 atm y el agua hierve a 100 °C aproximadamente. En el caso de una olla a presión, la cocción se da a una presión aproximada de 3 atm absolutas y el agua hierve a alrededor de 130 °C. Por lo anterior, una temperatura elevada permite que la comida se cocine en menos tiempo. Vale la pena anotar que en el interior de la olla el agua nunca va a hervir, pero sí se incrementa su temperatura.

El fenómeno descrito lo describe la Ley de Gay Lussac que se enunció en los primeros años de 1800. Esta ley explica que la presión de un volumen fijo de gas, es directamente proporcional a su temperatura. En ese sentido, si la presión aumenta, la temperatura también lo hace.

Como funciona una olla a presión

Cuando la tapa de la olla a presión se cierra la mayoría del gas contenido en su interior será aire y no vapor de agua, razón por la que la presión al interior es la suma de la debida al vapor de agua, en donde su cantidad va aumentando a causa de la evaporación según aumenta la temperatura, y también al aire, en cuanto que la presión parcial es la responsable según se caliente la olla en su interior y se aleje más de la saturación. De esta manera la ebullición del agua al interior se impide.

En cuanto la presión máxima es alcanzada por la olla, algo que determina la válvula, no se va a poder modificar. Si se mantiene a fuego fuerte la cocción se va a acelerar, sino que sólo se incrementa la evaporación de agua, al igual que las pérdidas de vapor por medio de la válvula.

Tipos de olla a presión según el material

Los modelos de ollas a presión varían debido al tipo de material con el que pueden ser construidos. A continuación, se detallan los tipos de ollas a presión.

Olla de acero – Son fabricadas con acero inoxidable lo que permite que estas ollas sean duraderas, resistentes al calor y fáciles de limpiar. El único defecto que tiene es el peso de la misma por ser el acero un metal de gran densidad.

Ollas de cobre – Al ser más gruesas que las ollas de acero, Son también más resistentes. Siendo también fáciles de limpiar la principal característica de este tipo de olla es la capacidad de distribuir el calor uniformemente a todo el volumen contenido en la olla por ser el cobre un gran conductor térmico.

Ollas de aluminioDentro de los 4 tipos de ollas, esta es la más fácil de limpiar, la más liviana, además de poder calentarse muy rápido ocurriendo lo mismo para enfriarse. Ahora, si se está buscando una olla que tenga una vida útil larga, este tipo de olla no sería el adecuado.

Generaciones de ollas a presión

Primera generación de olla a presión – Se conoce también como viejo tipo y funcionan con una válvula movediza o que se modifica de acuerdo con la presión que se produce. Ese movimiento es un resultado de situar un peso sobre un orificio en una sección determinada, lo cual libera la presión en exceso si el interior del recipiente logra una presión determinada por la válvula. Suelen ser muy ruidosas.

Segunda generación de olla a presión – Funcionan con una válvula que se acciona con un resorte, el cual casi siempre se oculta a la vista del usuario. Se caracteriza por tener algunos ajustes en la presión. En ciertos casos no liberan vapor y el indicador que tienen son ciertas marcas con las que se muestra el nivel de presión.

Tercera generación u olla a presión eléctrica – Se desarrollaron en 1991. Incorporan una fuente de calor eléctrica que se va regulando de modo automático para que la presión se mantenga. Incluyen una válvula que se acciona por resorte. No es una olla que se pueda abrir con un método de liberación rápida con agua. Tiene que utilizarse con precaución si se libera vapor por la válvula.

¿Cómo se usa una olla a presión?

  • Conocer la olla – Tenga la seguridad que ya conoce las características de la olla para que la utilice del modo correcto y seguro. Revise que todo se encuentra en orden sin grietas o abolladuras.
  • Llene la olla a presión – No hay que superar dos tercios en su cantidad porque debe haber espacio para el vapor que se acumulará.
  • Prepare sus alimentos – De acuerdo con el tipo de alimentos por cocinar será la cantidad de tiempo, el nivel de fuego, entre otros detalles. Verifique estas características para una buena cocción.
  • Retirar la válvula – Quite la válvula de seguridad o el regulador de presión y cierre la tapa como es debido.
  • Presión – Espere a que la olla gane la presión debida.
  • Reduzca el calor – Tiene que ser un nivel inferior para que la olla continúe hirviendo y no emita el silbido.
  • Despresurizar – Al considerar que la cocción ha finalizado, apague el fuego y espere a que la presión interna de la olla no esté más. La despresurización es importante, así que no levante la tapa de la olla, sino que espere a que se libere toda la presión.
  • Retire la olla – Una vez todas las medidas anteriores se han tomado podrá quitar la olla y revisa la cocción de sus alimentos.

¿Cómo usar una olla a presión de forma segura?

  • Revisar cantidades – La olla a presión no se puede llenar con más de dos tercios de su capacidad. En el interior también debe haber líquido suficiente para que los alimentos se preparen de modo correcto.
  • Abra la olla con cuidado – Si está en uso hay calor albergado y vapor al interior. Por ende, primero libere la presión y después sí abra la olla.
  • Válvulas de seguridad – Revise y verifique que están limpias y en buen estado para que el vapor se expulse de modo correcto.
  • Temperatura – No exponga la olla a cambios muy bruscos en la temperatura.
  • Detergente – Para el lavado use el detergente común para vajillas y evite otra clase de productos de limpieza.

Ventajas y desventajas de la olla a presión

Las principales ventajas de la olla a presión son:

  • Ahorra tiempo por su capacidad para alcanzar presiones superiores a la atmosférica, por ende, el punto de ebullición del agua se aumenta.
  • Es muy segura si se siguen todas las instrucciones para su uso.
  • El mantenimiento de una olla a presión es sencillo. Consta de lavar y verificar sus piezas cada cierto tiempo.
  • Permite preparar todo tipo de ingredientes, en particular cuando se cocinan en agua.

Las desventajas de la olla a presión son:

  • Es fundamental que la persona conozca el modo correcto en que se debe utilizar, porque podría estallar si no se despresuriza antes de abrir, por ejemplo.
  • En ocasiones no puede funcionar bien porque no se ha cerrado de forma hermética.

Como funciona una bomba presurizadora de agua

El objetivo de una bomba presurizadora de agua es darle presión a una red hídrica. Comúnmente se usa en redes domiciliarias porque las cañerías no son grandes o donde se requiere de más presión.

Tipos de bombas presurizadoras de agua

  • Bomba presurizadora de agua bajo tanque
  • Bomba presurizadora de agua de cisterna

Bomba presurizadora de agua bajo tanque

Es aquel tipo de bomba automática que se utiliza comunmente en los tanques, que se caracteriza principalmente por notar la presencia de un flujo de agua (cuando se abre una canilla o se aprieta el botón del baño, por ejemplo) y hace que la bomba arranque. Cuando este flujo de agua se corta, también lo hace la bomba ya que no necesita más presión.

Generalmente se opta por utilizar este tipo de bombas presurizadoras de agua cuando uno tiene el tanque elevado (es la solución física ideal, pero el problema es tanto la estética como el costo de modificar esto), y por lo tanto cuando hay presión pero no es la suficiente.

Este tipo de bombas suele ser de menor presión que las otras, simplemente es para aportar el último poco de presión que hace falta. Si directamente no hay presión, lo más recomendable es el otro tipo de bomba presurizadora.

Bomba presurizadora de agua bajo tanque

Cómo funciona una bomba presurizadora de agua bajo tanque

Su funcionamiento es sencillo, si hay agua circulando, la bomba funciona. Una vez que deja de circular agua, la bomba deja de funcionar y no hay más presión en la red hídrica en cuestión.

Bomba presurizadora de agua de cisterna

Este tipo de bombas, inicialmente, parte de la necesidad de aumentar considerablemente la presión ya que directamente tiene muy poca o nula presión. Esto se debe a que el tanque no está elevado, y generalmente no es sencillo (o imposible) hacerlo.

Bomba presurizadora de agua de cisterna

Cómo funciona una bomba presurizadora de agua de cisterna

Estas bombas trabajan en todo momento, lo que hacen es mantener constantemente la presión de agua de la red, por lo que ni bien comienza a circular el agua, ya lo hace con máxima presión.

Estas bombas suelen traer algunos problemas y/o inconvenientes. Su uso de por sí tiene un costo más elevado, porque implica mantener la presión constante en todo momento. Además, el hecho de mantener la red siempre bajo presión suele generar problemas estructurales muy severos, como por ejemplo crear pérdidas (donde antes no había) solo por la alta presión que se maneja, además de la constancia a lo largo del tiempo.

Le puede interesar: Estados del agua

Consumo de bomba presurizadora de agua

Como anteriormente comentamos, entre sí es notable la diferencia de consumos, siendo la bomba “bajo tanque” la más económica ya que solo se prende cuando hay flujo de agua (cuando hay una canilla abierta, por ejemplo), y en cambio la bomba “de cisterna” funciona en todo momento. Además, la bomba de cisterna trabaja a mayor presión, por lo que la exigencia del motor es mayor. Esto recae en aumento del consumo.

En números generales, tanto de una como otra, no son de gran consumo porque las tecnologías modernas en este rubro nos han permitido bajar los consumos en general, pero insistimos en que hay una notable diferencia en consumos entre ambas.

Precio de una bomba presurizadora de agua

Si bien hay varios modelos y necesidades en lo que respecta a bombas presurizadoras de agua, una bomba intermedia para una red hídrica domiciliaria, del tipo bajo tanque, tiene un costo de unos 110 usd. En Argentina, su valor es de unos $2000 ARS (pesos argentinos).

Video de como funciona una bomba presurizadora